21 mar. 2009

OTRA VUELTA DE TUERCA

La vida no es fácil pero se vuelve sencilla cuando sabes lo que quieres... ¿Qué quiero?

Terminar mi novela para poder continuar con aquella que me hizo ser quien soy... el tema de la sumisión fue un acto liberador... Dostoievski terminó por confirmarme. Para ser libre antes hay que ser responsable... Ahora soy libre porque logré ser responsable de mis actos y asumir las consecuencias de estos.

Es tiempo de darle tiempo a este apostolado que me ha llevado de lo mundano a lo divino... vienen otras cosas a las cuales quiero entregarme al cien por ciento.

Hace unos meses tenía dudas sobre mi vocación... ahora la sé: el matrimonio. Así es, encontré a la persona con la cuál deseo compartir mis años, meses, días, horas y minutos. ¿Por qué él? me preguntaba cuando andaba lejos de la certeza, cerca de la incertidumbre. Ahora lo sé: no hay en la tierra hombre creado a tal exactitud para alguien tan inexacta como yo. Nos han hecho uno a la medida del otro. Nada falta, nada sobra. La vida no se equivoca... estamos juntos para crecer en corazón y espíritu...

1 comentario:

  1. Hola Mina
    Me alegro mucho de que te vayas a casar.

    P.D.Tenemos que hablar algún día de Dostoievski (es uno de mis escritores preferidos)
    Un saludo

    ResponderEliminar

Desahoguese usted aquí...