11 mar. 2009

TONALLI

ANTES DEL LIMBO
El purgatorio por saber que mi voación profesional era escribir... 4 intolerables años metida en la preparatoria que aún está en puntos suspensivos. Llegué a la Isla, quemé las naves, no había retorno ¿me arrepiento? No, ¿cómo puedo arrepentirme si hago lo que más amo?
EN EL LIMBO
Alguna vez te has puesto a pensar en las bondades que la vida te da?
Migo, cómo bien dices que fortuna tenemos por hacer lo que amamos, por tener el tiempo a la disposición de nuestros quereres, porque nada hay que nos presione... vivimos en calma. En un limbo de placer... algún día tendrá que terminar pero cuando eso sea podremos dar gracias, a nuestra edad somos más libres que muchos que están atados al horario de trabajo, al horario de de la familia que decidieron formar o formaron a la fuerza... Este tiempo es de siembra, la cosecha vendrá después... ¿qué habremos cosechado en esta grandiosa libertad?
DESPUÉS DEL LIMBO
¿Qué quiero? Quiero un esposo abnegado -jajaja no koibito no te creas- Quiero tener un hogar, que no es lo mismo que una casa, un hogar te da paz, plenitud, es un refugio para el vaivén del cuerpo. Decorado autóctono - minimalista, vaya un estilo mexicano... en donde puedas recibir a la familia y amigos y sientan estos un -STOP- en su globalizada vida. Con mucho verde vida... fuentes... -sí ya puedo sentir la paz- ¿trabajar? sí de algo que no requiera un jefe inepto que no razone más allá de sus narices... quiero dar clases de creación literaria... escribir... leer... y si ya hay peques pues enseñarlos a que respeten su espiritu, su cuerpo, a quienes los rodean y el lugar en donde habitan... ¿Mascotas? Sí también quiero mascotas: uno o dos gatos y peces... Pintar, quiero tener tiempo para pintar... y tocar la guitarra...

3 comentarios:

  1. AHHHH Miga! como que esas naves las hicimos pinche leña y nos damos un banquete de "Muerte" que hemos cosechado y nos sabe a gloria. Si, porque morimos con lo que amamos y del amor los frutos siempre son buenos.

    Globalizadas vidas... Somos nuestros propios jefes y así no importa tanto nuestra ineptitud.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más, me gusta mucho como te expresas, las analogías que utilizas las metáforas...me da la impresión de que escribes con mucho instinto, salvajemente, pero con cabeza, mucha cabeza.
    Qué bonito sería tener todo lo que pones. Ojalá se puedan cumplir esos sueños. Ojalá se puedan quemar los barcos, sin mirar atrás, ya nunca atrás.
    Quizá nosotros no estemos atados a una familia, a un horario doméstico, pero sí estamos atados a nuestra propia tragedia, a nuestro propio espíritu. Así como el pintor necesita encontrar emociones en su interior para después plasmarlas de una u otra manera en un lienzo, el escritor, el que ama la escritura, se va aislando poco a poco en su mundo. Quizá ningún amigo lo note, pero el sabe que es así.
    Supongo que todo requiere un precio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. hey, estoy de acuerdo, la prepa fue un infierno (de bajo presupuesto), pero tuvo sus cosas buenas, al menos a mi me dejó conocerte...

    me alegra que encuentres la felicidad cada día, letra a letra, parrafo a parrafo. un abrazoototote.

    ResponderEliminar

Desahoguese usted aquí...